scène pastorale

Historia de la Pastoral

La pastoral es una pieza de teatro única en Europa del tipo de la tragicomedia, de origen medieval, escrita en verso, cantada y representada al aire libre, al ritmo del bastón que agita el declamador, sobre un tema religioso o histórico escrito en vasco suletino. Es el teatro épico de Xiberoa. Las escenas numeradas de manera que el público pueda seguir fácilmente su desarrollo. Asociada a la historia o a la religión se cuenta la vida o la historia del héroe a lo largo del espectáculo en verso, acompañado de cantos y danza, y un sinfín de movimientos codificados y signos litúrgicos.

Anteriormente las pastorales se celebraban en las iglesias, pero hace tiempo que se celebran al exterior debido a sus obscenidades y groserías.

Características

El sempiterno dualismo del bien y del mal perdura a lo largo de la obra, estableciendo una clara diferencia entre los buenos y los malos. Entre los buenos se encuentran los cristianos “kiristiak”, aliados del protagonista, que entran y salen por la puerta azul. En cambio los enemigos del protagonista, son los turcos “turkoak” y las turcas “turketak” y utilizan la puerta roja, así como los satans “Satanak” que danzan. Los ángeles y los hombres de Iglesia entran y salen por la puerta blanca situada en el centro del escenario.

La escena esta constituída de tres puertas de entrada, blanca, roja y azul, con un palco para la orquesta situado encima de las puertas.

La música, al origen, el acompañamiento se hacía con cantos gregorianos. Los instrumentos principales eran la txülüla y el atabál, pero hoy en día la orquesta se ha extendido.

La danza es parte integrante del espectáculo.

El/la errejent(s)a se encuentra presente en la escena, sentado/a detrás de una mesa, desde donde dirige el desarrollo de una veintena de actos valiéndose de un banderín rojo y otro azul, con los que ordenará entrar a los personajes.

Al mismo tiempo deja al descubierto el número del acto que va a comenzar, de manera que el público pueda seguir el desarrollo de la pastoral sin perderse.

Xahakoa pastorala 2010